Gasolina o diésel, ¿qué coche compro?

Cómo elegir coche de gasolina o diésel.

Cuando se trataba de decidir entre gasolina o diésel a la hora de adquirir un vehículo, tradicionalmente considerábamos aspectos como:

  • el consumo de combustible (punto para los diésel),
  • el precio (punto para los gasolina),
  • el coste del mantenimiento (punto más para los gasolina).

Aunque siguen siendo válidos, hay que tener en cuenta que las cosas han cambiado. Para empezar, la diferencia entre un gasolina o diésel en funcionamiento y respuesta, favorable a los primeros, se ha reducido. Los diésel han experimentado un gran avance tecnológico. Han dado un considerable salto cualitativo y se sitúan muy cerca de los gasolina en prestaciones de conducción.

¿El precio manda al elegir entre gasolina o diésel?

El gran argumento para optar por gasolina o diésel sigue siendo el precio, tanto del vehículo como del combustible. Los coches de gasolina son más baratos, no así llenar su depósito. Los diésel tienen a su favor el precio más económico del gasóleo.

Sin embargo, hace falta tiempo y kilómetros para amortizar el gasto inicial superior que representa un diésel. Los kilómetros que hay que hacer para amortizar la inversión en estos vehículos no está claramente determinada. Aunque hay quienes fijan en 100.000 km este límite, generalmente, se habla más de una cifra entre 25.000 y 40.000 km. A partir de aquí, podemos considerar amortizada la compra de nuestro diésel. En cualquier caso, no hay dudas de que hay que hacer un uso alto del vehículo.

No hay que olvidar tampoco en esta elección entre gasolina y diésel que los seguros son más elevados para los vehículos diésel, así como sus averías, más costosas por la mayor complejidad técnica de estos coches, si bien es cierto que necesitan menos visitas al taller que los vehículos de gasolina.

Menos averías en el diésel, pero más costosas

Menos averías en el diésel, pero más costosas.

Nuevo elemento en la balanza gasolina o diésel

A todas estas variables, hay que añadir un nuevo jugador en este partido entre los vehículos de gasolina o diésel. Ante las altas cotas de polución que registran en los últimos tiempos la mayor parte de las ciudades del mundo, las administraciones públicas están comenzando a aplicar legislaciones para controlar la emisión de gases contaminantes. Y, con ello, los diésel pasan a estar en el ojo del huracán.

Así, París prohibirá la circulación de los vehículos diésel en 2024, y la de los coches de gasolina en 2030; Ciudad de México, a partir de 2025; Roma prohibirá circular en el centro a vehículos diésel a partir de 2024, mientras que Milán lo alarga hasta 2030.

Cada vez más restricciones al diésel.

Cada vez más restricciones al diésel.

En nuestro país, Barcelona y Madrid también tomarán medidas similares. Así, en la Ciudad Condal y su área metropolitana, los coches diésel fabricados antes de 1996, bajo la directiva Euro 1, no podrán circular a partir de 2018. En la capital, por su parte, el ayuntamiento llevará a cabo acciones contra los coches más contaminantes haciendo, en la práctica, obligatorio llevar algunas de las etiquetas establecidas por la DGT: azul para vehículos de cero emisiones; Azul y verde, (ECO) para híbridos; Verde (C) para los turismos y furgonetas de gasolina matriculadas a partir de 2006 y diésel a partir de 2014, y Amarilla (B), para los vehículos de gasolina matriculados a partir de 2000 y de diésel a partir de 2006.

Con esta situación a la que se enfrenta el diésel, principalmente, aunque todo apunta a que seguirán los motores de gasolina, quizás la duda ya no sea gasolina o diésel, sino híbrido o eléctrico.

Quizá te interese también

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies