Motor de hidrógeno, ¿una buena alternativa a los combustibles fósiles?

Con la creciente preocupación por el medio ambiente y los efectos del calentamiento global, nace la necesidad de buscar nuevos combustibles. El motor de hidrógeno es una de las alternativas más punteras debido a su eficiencia y bajo coste.

Aunque los coches eléctricos han tomado la delantera en cuanto a sostenibilidad y respeto por el medio ambiente, los modelos actuales plantean un problema: la autonomía. Hoy en día, incluso se pueden alquilar coches eléctricos mediante aplicaciones, aunque su uso está sujeto a un límite de tiempo y a una zona determinada de cada ciudad. Por esta razón, el motor de hidrógeno, de carga más rápida, puede llegar a convertirse en una alternativa interesante para los conductores.

Opciones del motor de hidrógeno: de combustión o pila de combustible

Existen dos tipos de vehículos de hidrógeno y es importante saber distinguirlos, ya que solo uno de ellos es renovable. Por un lado, encontramos los vehículos

que incorporan un motor de hidrógeno de combustión interna, que funciona como los motores convencionales y, Motor de hidrógeno Lexusal igual que estos, contamina. El gasto de energía en este caso hace que no sean eficientes, por lo tanto, esta alternativa no resulta interesante.

Sin embargo, existe un segundo tipo de vehículo de hidrógeno que sí es respetuoso con el medio ambiente. ¿Y cuál es? Es el vehículo de pila de hidrógeno. Su tecnología se basa en un dispositivo llamado célula, o pila de combustible, que transforma el hidrógeno obtenido del agua en electricidad mediante un proceso de electrólisis en el cual se separan los elementos del agua para crear una corriente eléctrica continua. Por lo tanto, estamos hablando de un vehículo eléctrico.

Este dispositivo electroquímico funciona de manera similar a una batería, por eso recibe el nombre de pila de hidrógeno. Las pilas de combustible, como cualquier batería constan de dos electrodos: un ánodo (que recibe el hidrógeno) y un cátodo (que lo mezcla con el oxígeno) separados por una membrana central. Los electrones, que tienen carga negativa, viajan desde el ánodo hasta el cátodo a través de un circuito externo y los iones de hidrógeno, de carga positiva, viajan por el electrolito, creando así una corriente eléctrica, que es lo que hace que se mueva el motor.

Emisiones de agua

El mecanismo de este innovador vehículo se compone de:

  • Tanques de hidrógeno donde se almacena una batería de iones de litio
  • Una pila de combustible
  • Y un motor eléctrico. El hidrógeno se combina con el oxígeno generando electricidad, que pasa al motor a través de la batería.

Motor de hidrógeno

En este caso, la emisión principal que genera el motor es agua. Por lo tanto, nos encontramos ante un motor que funciona a partir de energía renovable. El principal inconveniente de este tipo de motor de hidrógeno es precisamente la obtención del mismo, ya que se necesita una presión muy alta para su compresión y ello conlleva un gran gasto energético.

Todavía se sigue investigando para desarrollar un modelo más eficiente y ligero. De hecho, ya existen prototipos que incorporan este tipo de motores. Además, se espera que en un futuro cercano se puedan comercializar más vehículos con motores de hidrógeno.

Quizá te interese también

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies